domingo, 24 de mayo de 2015

ÁRBITROS DE LA CORPORACIÓN ARBITRAL DE FÚTBOL DE SALÓN "CAFSA"
EN LA CAPACITACIÓN NACIONAL DFS - 2015... EN LA CIUDAD DE BUCARAMANGA

//Buenos Éxitos... Grandes logros//





La importancia de la credibilidad.

Para que los jugadores crean lo que el árbitro indica en un partido de futsal no es suficiente conocer el reglamento, es necesario que se les demuestre un conocimiento profundo acerca de la profesión y de las leyes. Los jugadores necesitan percibir y asegurarse de que los mensajes que el árbitro les transmite son producto de la propia experiencia, de la preparación y de las cualidades que este tiene; sólo así podrán reconocer que tiene pleno dominio del tema y aceptarán sus decisiones sin problemas Los árbitros necesitan de varios elementos para realizar su trabajo eficazmente, con estos aprenden a dominar completamente su disciplina, uno de los más importantes después de tener la voluntad necesaria, es la credibilidad, ya que sin ella no se logra que los jugadores confíen en él y obtengan seguridad. Por tal razón es de gran importancia hacerse creer en los partidos con el fin de obtener mejores resultados, y que los deportistas, entrenadores y público sean testigos de buenas actuaciones.


Buena herramienta.
La credibilidad no es otra cosa que el mayor o menor grado de fiabilidad que los integrantes de un partido depositan en los árbitros, especialmente en los dos centrales, porque si le creen al central uno le creen al central dos; ya que el arbitro es el reflejo de integridad honestidad, franqueza y es quien imprime el mayor porcentaje de confianza entre los integrantes del cuerpo arbitral. La credibilidad es una herramienta importante porque les sirve a los árbitros para ganarse el respeto y sobre todo la obediencia de los jugadores.

Característica principal
La característica principal de la credibilidad es la persuasión, que no es otra cosa que exigir a los jugadores por medio de acciones a que hagan lo que el árbitro indica, sin persuasión no hay credibilidad, con esta se obliga a los jugadores con argumentos a creer en el árbitro. Una vez los jugadores creen en el árbitro depositan en él toda la confianza y se dedican a jugar, pero si no le creen, le protestan todas las decisiones y tratan de buscar la justicia por su propia mano.

Como persuadir
Dentro de las formas de persuadir a los jugadores para que crean en los árbitros se encuentra, la actitud y autoridad que este demuestra hacia el partido; la oportunidad con que saca las tarjetas; las decisiones acertadas que toma; el respeto que da y exige; la forma como corre, se ubica y arbitra; el tono de voz que utiliza al ordenar, la convicción con que toma las decisiones, el sentido común que aplica, la concentración que tiene y el trabajo en equipo que practica, entre otras.

Para perfeccionarla
Si usted es de los que quiere perfeccionar su credibilidad a continuación se indican algunas recomendaciones esenciales: inicialmente logre un contacto visual efectivo, como sabrá, cuando se está arbitrando un partido, se necesita el contacto visual para transferir su entusiasmo, pasión y seguridad a través de los ojos; manténgase erguido y recuerde que su postura dice sobre usted, los jugadores interpretan las posturas relajadas de forma muy negativa. Cuidar la imagen personal y la manera de vestir, arbitrar con profesionalismo y comunicar un mensaje de autoridad siempre, le ayudarán mucho.

jueves, 2 de enero de 2014

FRASES MOTIVACIÓN ARBITRAL:

-No pierdas el tiempo. Recuerda que las grandes oportunidades de la vida no se anuncian por anticipado.
  • Cuando creas que no puedes más…no te rindas, falta poco para que lleguen las bendiciones a tu vida, no pierdas la fe.
  • Proponte pequeños objetivos encaminados a una gran meta.
  • Constancia, trabajo y constancia.
  • Da lo máximo de ti sin protesta ninguna, continúa, trabaja y continúa, nadie dijo que fuese fácil.
  • ¿Como quieres que confíen en ti si ni tú mismo lo haces?
  • "La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito"
  • "Solo aquellos que se atreven a tener grandes fracasos terminan consiguiendo grandes éxitos"
  • Tienes en tus manos todo lo necesario para triunfar, sólo véncete a ti mismo.
  • Recuerda que el poder de tu mentalidad ampliará tú potencial físico.
  • La constancia y el trabajo son claves para explotar tu calidad.
  • Trabaja, trabaja, continua trabajando...
  • Confía en ti mismo, es la clave para levantarte tras la derrota.
  • Cada error es una oportunidad de mejorar algún aspecto.
  • Cuando creas que ya no puedes más es cuando empezarás a dar lo mejor de ti. 
  • La paciencia acompaña al éxito.
  • Cuando el dolor sea parte de ti entonces progresarás más allá de tu límite. 
  • El que NUNCA se rinde es el que llegará tarde o temprano a su objetivo.
  • Quien trabaja su propia huerta recoge los merecidos frutos.
  • La autoestima y autoconfianza te levantará cuando estés en el suelo.
  • No es más fuerte el que más éxitos tiene, si no el que se levanta más fuerte tras cada derrota. 
  • La constancia caracteriza a un triunfador.
  • Implicación en todo lo que hagas, clave para mejorar de forma continua.
  • En ti mismo siempre estará la clave del éxito y del fracaso.
  • "El éxito llega para aquellos que están ocupados buscándolo"
  • No dejes de luchar, esa es la clave del éxito. 
  • Ojalá fuese fácil pero para lograr el éxito no hay mejor clave que entrenar muy duro
  • Una buena base física es la clave de una exitosa temporada.
  • El que es constante podrá llegar a todo lo que aspire el inteligente. Inteligencia y constancia son las claves del éxito. 
  • No hay reto imposible, sólo difícil de conseguir. 

jueves, 19 de diciembre de 2013

DECÁLOGO DEL JUEGO LIMPIO, ADAPTADO AL DEPORTE UNIVERSAL

Las diez reglas de oro refuerzan el sentido de fraternidad y cooperación entre los miembros de la familia universal del deporte 


1. Juega limpio
La victoria pierde su valor si no se conquista de forma honesta y justa. Engañar es fácil, pero no aporta nada. Para jugar limpio se necesita coraje y carácter. Esto brinda una mayor satisfacción. El juego limpio tiene su recompensa, incluso si se pierde el partido. Quien juega lealmente gana el respeto de los demás, quien engaña, sólo el desprecio. Recuerda: es sólo un juego. Y los juegos no tienen sentido si no se juega limpio.

2. Juega a ganar, pero acepta la derrota con dignidad
Cualquier partido tiene por finalidad la victoria. Nunca comiences a jugar con la intención de perder. Quien no juega a ganar embauca al adversario, defrauda al espectador y se engaña a sí mismo. Nunca te rindas ante adversarios fuertes, pero tampoco cedas ante los débiles. Es un insulto para cualquier adversario jugar sin poner todo el empeño en el partido. Juega a ganar hasta que suene el pitazo final. Nadie es invencible. A veces se gana, a veces se pierde. Aprende a perder con una sonrisa. No busques excusas. Las razones genuinas hablan por sí mismas. Felicita de buena fe a los ganadores. No culpes al árbitro o a cualquier otra persona. Proponte hacerlo mejor la próxima vez. La afición respeta más a los buenos perdedores que a los malos ganadores.

3. Acata las Reglas de Juego
Todos los juegos necesitan reglas que los guíen. Sin reglas, reinaría el caos. Las reglas del deporte son sencillas y fáciles de aprender. Esfuérzate por entenderlas para que comprendas mejor el juego. Así serás un mejor jugador. También es importante entender el espíritu de las reglas. Las reglas fueron concebidas para que el juego sea divertido cuando se juega y cuando se disfruta. Si acatas las reglas, disfrutarás más del juego.

4. Respeta a los adversarios, a los compañeros, a los árbitros, a los oficiales y a los espectadores
Fair play significa respeto. El respeto forma parte del juego. Sin adversarios no hay partido. Los rivales tienen los mismos derechos que tú tienes, incluido el derecho a ser respetados Tus compañeros son tus colegas. Tú formas parte de un equipo en el que todos los miembros son iguales. Los árbitros están en el campo para mantener el orden y el juego limpio. Acepta siempre sus decisiones sin alegar y ayúdalos a que el partido pueda disfrutarse aún más. Los oficiales de ambos equipos también forman parte del juego y por tanto hay que respetarlos. Los espectadores crean el ambiente. Ellos desean ver un partido en el que se juegue limpio, pero también deben comportarse deportivamente.

5. Promueve los intereses del deporte
El deporte es una actividad universal por excelencia. No obstante, necesita de tu ayuda para seguir siendo el número uno. Pon en primer plano los intereses deportivos. Reflexiona si tus acciones pueden afectar la imagen de nuestro deporte. Difunde los aspectos positivos del deportel, anima a los demás a participar limpiamente en todos los aspectos del juego, ayúdales a disfrutar tanto como tú lo haces. Conviértete en un embajador del juego.

6. Honra a quienes defienden la buena reputación del deporte
La buena reputación del deporte ha sobrevivido porque la mayoría de las personas que lo quieren es honesta y justa. A veces alguien hace algo excepcional digno de nuestro reconocimiento, a esta persona deberá honrársele y hacer público su buen ejemplo para alentar a otros a actuar de igual manera. Promueve la buena imagen del deporte dando a conocer sus mejores acciones.

7. Rechaza la corrupción, las drogas, el racismo, la violencia, las apuestas y otros males que representan una amenaza para nuestro deporte
La enorme popularidad del deporte lo convierte en presa fácil de los intereses ajenos al juego. Mantente alerta y rechaza las tentaciones de utilizar drogas o engañar a los demás. Las drogas no tienen cabida en el deporte, ni en nuestra sociedad. Rechaza las drogas. Ayuda a eliminar el racismo y la intolerancia. Trata a todos los jugadores y a toda persona con equidad, sin hacer distinciones de color, raza u origen. No toleres de ninguna manera las apuestas en los partidos en que tú participes. Esto afecta negativamente tu habilidad y crea un conflicto de intereses. Demuestra que el deporte y su afición no desean ser víctimas de la violencia. El deporte es símbolo de la paz.

8. Ayuda a otros a no ceder ante instigaciones de corrupción
Si ves que se insta a compañeros o a otras personas a engañar de alguna manera, ofrece tu ayuda. No dudes en ningún momento en brindar apoyo y fuerza para resistir. Recuérdales el compromiso con sus compañeros y con la buena imagen del deporte. Forma un bloque solidario, como una buena defensa sobre el terreno de juego.

9. Denuncia a quienes intentan desacreditar nuestro deporte
Si estás seguro de que alguien fomenta el engaño, no dudes en denunciarlo. Es preferible mostrar al mundo su verdadera cara y expulsarlo del juego antes de que haga más daño. A menudo es necesario más valor para denunciar lo erróneo que continuar con un plan deshonesto. Se admirará tu honestidad, pero no tu complicidad. No basta con negarse. Denuncia a los culpables antes de que logren convencer a alguien.

10. Utiliza el deporte para mejorar el mundo
La fuerza del deporte es grandiosa y puede utilizarse para mejorar el mundo y convertirlo en un lugar donde todos puedan vivir dignamente. Usa esta poderosa plataforma para promover la paz, la igualdad, la salud y la educación para todos. Mejora el juego y entrégalo al mundo. Así crearás un mundo mejor.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

PSICOLOGÍA: ARBITRAJE

Siempre se presentan situaciones difíciles de ver para el ojo humano y, aún así, el análisis y el criterio para cobrar esas infracciones recaen en una sola persona: el árbitro.

La deuda que el deporte tiene para con los que se dedican a arbitrar es enorme. Sin ellos, el juego no sería posible. El arbitro ocupa un rol particular y debe ser comprendido por todos los participantes del juego, pues se expone a las críticas de jugadores, entrenadores y espectadores.
El arbitro como todos en el juego hace lo mejor que puede. Sólo sería viable enojarse con el árbitro si constara que está siendo imparcial apropósito, cosa que casi nunca pasa, aunque la desesperación del resultado haga que así parezca.  A fin de cuenta, si no está haciendo bien lo suyo que es arbitrar, el también podría ponerse a cuestionar a los jugadores porque no hacen bien lo suyo, es decir porque no juegan bien, porque se equivocan o cometen errores o podría también criticar a los entrenadores porque ellos tampoco hacen bien su trabajo al ver que el equipo no juega bien. En definitiva todos en un encuentro deportivo tratan de hacer lo mejor que pueden, y por lo general quien recarga en los errores del otro, en este caso del árbitro, en realidad lo que está pasando es que no puede reconocer los suyos que es donde se debiera concentrar.

Autoridad

La participación del árbitro no es sólo a los efectos de posibilitar el juego, sino que en las etapas juveniles es una figura formadora de entendimiento y aceptación de los límites de la vida y de aprendizaje del manejo frente a la autoridad.
La dedicación de los jugadores para el análisis y el cuestionamientodel arbitraje, les quita energías para concentrarse en el juego, y esto perjudica el alto rendimiento.
El arbitraje es uno de los indicadores que hace saltar con mayor evidencia los rasgos de rebeldía adolescente, no superados de jóvenes y adultos que practican un deporte. La bronca contra los árbitros refleja una falta de madurez para salir de un esquema donde la autoridad es ejercida por una figura perfecta. Es por esto que cuando comenten un error o tiene un punto de vista diferente, se les dispara una confusión que termina en un gran enojo. El jugador tiene que aprender a salir de las idealizaciones infantiles, para ver al árbitro como una persona que, como todo ser humano, puede equivocarse.
Hay jugadores, entrenadores, espectadores y padres de jugadores queno cuestionan a los árbitros y, de este modo, muestran un mayor nivel de madurez que aquellos que se quejan en forma continua.

Responsabilidad

El árbitro debe ser el gran maestro dentro de la cancha, trasmitir seguridad y no dejar que las fantasías de cuestionamientos, fruto de la impotencia de los jugadores, crezcan hasta convertirse en planteos de igual a igual.
Debe mantener el dominio de la situación porque él es el punto de referencia donde los jugadores encuentran sus límites. Si pierde elcontrol y, en lugar de manejar la situación, reacciona y se enoja, pierde automáticamente la autoridad frente a los jugadores y espectadores. Por esta razón, se recomienda que siempre conserve unaactitud pausada, calma, distendida, firme y alegre.
El árbitro debe tener resuelto cuál es el alcance de susresponsabilidades. Esto no significa ver todo, sino que se trata deestar tranquilo de que hasta donde su mirada alcance a observar, va a resolver las situaciones con la mayor imparcialidad posible. 
Tiene que ser consciente que está ejerciendo un rol que incluye suhumanidad, con sus aciertos y sus errores. Por esto necesita ser humilde y en esa humildad encontrar la seguridad. Por el contrario, si se siente omnipotente, puede exacerbar un aspecto autoritario y generar ansiedad y confusión en los jugadores.

Cuestionamientos

Los cuestionamientos al arbitraje durante los partidos son un síntoma de impotencia, que por lo general, empiezan afuera de la cancha y se trasladan a los jugadores que toman como modelos a sus entrenadores.
Quienes desde afuera del campo de juego están cantándole anticipadamente al árbitro comentarios, para tratar de cambiar su opinión respecto de lo que va a cobrar, no pueden ver que este tipo de cuestionamientos es el resultado de la sensación de impotencia, por creer que el partido no se puede ganar por los propios medios.  Consideran que el partido no se puede ganar a partir de lascapacidades, de las producciones dentro de las cancha y están constantemente pendientes de si el árbitro cobra bien o cobra mal. 
Los entrenadores deben abstenerse de tener una actitud evaluadoray hostil desde afuera de la cancha, porque si los jugadores escuchan esos cuestionamientos, los repiten desconcentrándose.

Quien le marca el fallo al árbitro, creyendo que con esa actitud está beneficiando a su equipo, no hace más que transmitir un sentimiento de impotencia y de desconfianza en las capacidades de su juego a sus propios jugadores. Cuando el jugador escucha que se está haciendo ese tipo de comentarios, pierde su convicción de que puede ganar por sus propios medios, sin la influencia de una manipulación del arbitraje de hinchas o entrenadores.  El mensaje que llega a los jugadores es que su equipo no puede ganar por la calidad de su juego y tiene que recurrir a sacar ventaja a través del arbitraje.
Al cuestionar el arbitraje se tiene muy poco por ganar y mucho para perder. El beneficio es muy a corto plazo porque en la cabeza del árbitro está el registro y la molestia de que eso que cobró fue influenciado por alguien de afuera y esto provocará una actitud hostil compensatoria inconsciente hacia el equipo a quien favoreció.

martes, 17 de diciembre de 2013

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO 2014

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO 2014, SON LOS DESEOS DE LA FAMILIA SALONISTA Y NUESTRA CORPORACIÓN ARBITRAL. ASÍ MISMO FELICITAR A TODOS SUS INTEGRANTES Y ASOCIADOS... DESEÁNDOLES MUCHOS ÉXITOS Y FELICIDADES.




martes, 5 de noviembre de 2013

RECOMENDACIONES PARA SER UN BUEN ÁRBITRO

El proceso de aprendizaje de un árbitro es largo y está lleno de obstáculos. Sin embargo, con determinación y siguiendo estos consejos estarás en el buen camino para convertirte en árbitro más rápido de lo que esperas y con más experiencia.

Para convertirte en un buen árbitro hay que aprender y mejorar en cada partido.

El aprendizaje a través de la experiencia es la llave que nos permite desarrollar una mejor aptitud y dotarnos de una mayor confianza y seguridad.

Cuanto más partidos arbitres, más cómodo y seguro te sentirás en el campo.

Si algo ocurre en el terreno de juego y no estás seguro de si has tomado la decisión correcta, consulta las reglas del juego después del partido para no tener dudas otra vez que se te presente la misma situación.

Comenta con otros árbitros con más experiencias sobre la decisión que has tomado y si deberías haber hecho algo distinto, también puedes enviar emails a árbitros expertos sobre la cuestión.

Observa a árbitros veteranos y toma nota de cómo hacen frente a situaciones concretas que causan problemas durante el partido.

Fíjate si hay árbitros con experiencia observando tus partidos y ten en consideración los consejos que te puedan dar.

Busca a árbitros con experiencia para trabajar con ellos. Esta técnica es de gran utilidad, siendo árbitro asistente de árbitros experimentados te ayudara a conseguir una mejor apreciación de los protocolos de juego así como mejorar tu actuación en el campo. Una vez hayas cogido experiencia, intenta que árbitros con experiencia sean tus árbitros auxiliares en la próxima ocasión que seas árbitro principal.

Avanza despacio pero seguro. No te precipites pidiendo la asignación de partidos difíciles aunque también mantén vivo el espíritu de seguir creciendo y mejorando como árbitro tomando asignaciones retadoras una vez hayas alcanzado un nivel de confort y seguridad en el nivel que tengas asignado.

Intenta ver partidos de tantos niveles como sea posible ya que no solo servirán para ver en acción algunos árbitros de prestigio sino que también te ayudaran a aprender más sobre el juego.



Asiste a seminarios y clinics. No olvides que un árbitro nunca deja de formarse. Allí aprenderás sobre cómo lidiar con situaciones delicadas así como asistir a discusiones de jugadas que se pueden presentar en cualquier partido.

jueves, 5 de septiembre de 2013

LA VERDADERA AUTORIDAD

La autoridad es la facultad que tiene un árbitro para ordenar, imponer su punto de vista y hacerlo respetar por parte de los jugadores. Así, cuando el silbato tiene “autoridad” está acreditado a ejercer un determinado poder dentro del campo de juego, esta potestad se la da el reglamento, su profesión y el gremio al que pertenece, no obstante la obediencia por parte de los deportistas es esencial para ponerla a prueba y para que estos acepten sus mandatos específicos, es decir, al árbitro le hacen caso porque demuestra que sabe mandar.

Tipos de autoridad 
La autoridad de un árbitro se puede clasificar en jurídica y moral, la primera se impone por obligación y se divide en lineal, personal y funcional, se denomina autoridad de línea la que detecta el silbato para dirigir las acciones de un jugador; la personal se da cuando es delegada progresivamente a terceros, un ejemplo es, el árbitro confía a sus auxiliares ciertas situaciones específicas; y la funcional es la que tiene al desempeñar su función. autoridad moral es la que se impone por convencimiento y se clasifica en técnica, que se da por lo el árbitro ha estudiado, aprendido o por experiencia; y la personal por sus actos de vida o por su vida ejemplar.

Autoridad y poder
La autoridad es un derecho cuya legitimidad se basa en la posición que tiene la figura del árbitro en los partidos. El poder, se refiere a la capacidad de un individuo para influenciar decisiones, por lo tanto, " la autoridad es parte del concepto ampliado del poder, esto es, la habilidad de persuadir en las decisiones soportada en la categoría legítima de un individuo”; sin embargo, no es necesario tener poder para intervenir en una acción, como ejemplo de lo anterior se puede decir que el árbitro auxiliar tiene autoridad para facilitar y ayudar al desarrollo normal de un partido, pero no tiene poder para imponer su criterio.

Obediencia vs autoridad
La obediencia es esencial para que se ejerza la autoridad, en el caso del arbitraje el árbitro tiene que encontrar las herramientas para que los jugadores acaten sus mandatos específicos, aunque por el hecho de ser designado ya tiene ganado el 50%. En el caso concreto esta autoridad, en el sentido indicado puede descansar en los más diversos motivos de sumisión, que se dan por habituación o por arreglos afines, es decir, quien juega fútbol  de salón sabe de antemano que quien domina es el silbato, al árbitro le hacen caso porque tiene autoridad, demuestra que sabe y lo más importante que sabe mandar.

Como se adquiere
Un árbitro tiene cinco formas de adquirir la autoridad en los partidos por parte de los jugadores; la primera es por el medio legítimo, esto es acertando en las decisiones técnicas y disciplinarias; la segunda es por medio de la coerción, algunas veces el árbitro tiene que recurrir a la represión y a las sanciones; la tercera es la recompensa que no es otra cosa que darle al jugador algo que el valore, por ejemplo, la amistad y el apoyo para la superación; la cuarta, es por medio de la experiencia, el conocimiento, los años de aprendizaje sobre el arbitraje, le conceden el poder de experto; y la quinta por medio de un referente, si un árbitro admira a otro con el que se identifica hasta el punto de moldear su comportamiento o actitudes, este último es quien referencia el sentido de autoridad.

Recomendaciones útiles
En un partido, el silbato carismático puede influenciar a otras personas ya sean estas sus superiores, iguales o subordinados, la autoridad se debe demostrar e imponer con respeto de esta manera no importa quién es el participante del partido. Por otra parte en los encuentros no se debe confundir en autoridad con autoritarismo, es decir, al jugador hay que reprimirlo, pero también hay que darle libertad; por último, un árbitro debe separar la autoridad privada o personal de la autoridad deportiva y no mezclar ninguna de estas en su vida diaria.

Escrito por José Borda para: revistaarbitros.com

domingo, 1 de septiembre de 2013

LA IMPORTANCIA DEL EJEMPLO


El reglamento prohíbe el uso de joyas a los jugadores y árbitros, un silbato nunca logrará que los deportistas cumplan estas disposiciones cuando él las omite.

En un encuentro de futbol de salón un árbitro fue capturado por la cámara de televisión, mientras que intentaba calmar a algunos jugadores haciendo un gesto con la mano izquierda, en el cual se veía claramente su anillo de bodas. La pregunta de los narradores fue obvia ¿Puede un árbitro llevar joyas?

Elementos prohibidos 

La respuesta es un rotundo, No. Las Reglas de Juego definen en las recomendaciones de la regla 4, y así como le prohíben a los jugadores llevar joyas collares, anillos, brazaletes, pendientes, bandas de cuero y elementos considerados peligrosos; también tienen expresamente prohibido los silbatos el uso de joyas a excepción de un reloj o artefacto similar para cronometrar el partido.

Exija, pero de ejemplo

Lo que hagan los árbitros tiene mucho peso, porque los jugadores o dirigidos tienden a imitarlos, además con qué criterio se le va a ordenar a un jugador que se retire una joya cuando el lleva otra. Los árbitros tienen que estar pendientes, de lo que los jugadores hacen bien y de lo que hacen mal, hablar con ellos y tratar de lograr que se conviertan en jugadores valiosos, responsables y cumplidores de las reglas.

También lo infringe

Dicho árbitro debería haberse quitado el anillo antes del partido - como él no lo hizo, de una manera infringió sus obligaciones como colegiado. La idea detrás de la prohibición de la joyería es el intento de prohibir este potencial peligro para los jugadores y árbitros que chocan entre sí. En estas situaciones el ejemplo es lo que sirve de modelo o lección. Se quiere que los jugadores cumplan las reglas entonces es deber de los árbitros dar ejemplo 

No es bien visto

A diferencia de otros tiempos, jugadores y árbitros se les permitía llevar joyas hoy día no es bien visto ningún tipo de estos utensilios, para terminar, ni a los árbitros ni a los jugadores se les permite desplegar cinta o esparadrapo para cubrir sus joyas durante el partido. Esto por si la próxima vez este u otro arbitro quisiera hacerlo, la regla 4 también incluye los compañeros de la mesa de control o anotación "no se debe aceptar cinta adhesiva para cubrir la joyería".

Escrito por Jose Borda para: revistaarbitros

sábado, 24 de agosto de 2013

APRENDA DE LA EXPERIENCIA

En el aprendizaje de cualquier disciplina se ha documentado el valor educativo que tiene la experiencia, particularmente en el arbitraje ésta resulta no sólo insustituible sino también indispensable. No se puede formar árbitros a distancia, ni aprender a arbitrar exclusivamente a partir de correr mucho y de leer y memorizar el reglamento.
Hay que vivirlo      
Es importante adquirir habilidades complejas, como pueden ser la táctica y la técnica arbitral, no obstante, a pesar de los avances pedagógicos como los módulos de aprendizaje que promueve la Comisión Nacional, el uso de videos y simuladores de retroalimentación, no se ha logrado sustituir el valor de ver, oír, tratar y estar con los jugadores reales en los partidos, el hecho de experimentar las vivencias subjetivas que  conlleva estar en un campo de juego, y sufrir y gozar con lo que se hace.
Pasadas o presentes
La palabra ‘experiencia’ se refiere a la naturaleza de los situaciones que viven los árbitros, utilizada en tiempo presente, alude a la parte objetiva de la existencia cotidiana en los campos de juego, y en tiempo pasado tiene que ver con el producto acumulado de lo que vivió en categorías o partidos anteriores. Nuestras experiencias son todo lo que tenemos, de hecho son nuestra única fuente de información. Está claro que no todo el mundo aprende de igual forma, algunos pueden cometer siempre los mismos errores mientras que otros ven en estos una oportunidad de corregir.
Practicas significativas
De todo partido, sin importar la categoría se extrae cierto grado de aprendizaje, sin embargo, es a partir de las experiencias denominadas “significativas” de donde se obtiene el aprendizaje más valioso, como por ejemplo situaciones críticas o decisiones controvertidas. Si la sola exposición a las circunstancias de los encuentros deportivos fuera suficiente, los silbatos más veteranos serían los más sabios, pero no. Para aprender de la experiencia se tienen que propiciar prácticas que tengan significado en la vida del árbitro que las vive.
Herramienta de cambio
La experiencia no sólo tiene que ver con el aprendizaje práctico, pues a partir de ella se genera también la motivación para una profundización teórica y para una generalización o transferencia del conocimiento. Resumiendo, para  que un árbitro aprenda de la experiencia de él mismo o de la de los demás tiene que aceptarla como herramienta de progreso, analizar las causas, reflexionar y cambiar, para no volver a incurrir en lo mismo en el futuro; de conseguirlo podría avanzar muchísimo dentro del arbitraje y ser  más eficiente, incluso con menos problemas cada vez que dirija.
Texto original escrito por José Borda para www.revistaarbitros

domingo, 18 de agosto de 2013

EL ESTRÉS EN EL JUZGAMIENTO


El estrés en el arbitraje se puede definir como un conjunto de reacciones emocionales nocivas tanto físicas como psicológicas que le ocurren al árbitro cuando las exigencias de los partidos no igualan sus capacidades o sus recursos, es decir, es toda demanda adicional física o psicológica que se le haga al organismo. El eustréss, es el estrés positivo que estimula al silbato a mejorarse y a superarse; y el distress, es el estrés negativo que involucra demandas muy grandes para el organismo del árbitro.

Respuesta del organismo 

El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el equilibrio emocional, el resultado fisiológico de este proceso en un partido lo podemos dividir en tres aspectos que redundan en la dirección del mismo, primero, arbitrar de acuerdo a los cánones del arbitraje, tranquilos, justos y concentrados; segundo, el deseo terminar rápido el partido y por ejemplo, dejarse gritar, dejar pegar entre si a los jugadores e intentar huir de la situación que provoca conflictos; y tercero, confrontar las situaciones violentamente.

¿Por qué se produce?

Cualquier suceso que genere una respuesta emocional del árbitro en un partido puede causar estrés, esto incluye tanto situaciones positivas (nombramiento de un partido en una categoría superior, nombramientos consecutivos) como negativas (cuando no toma decisiones adecuadas o no saca las tarjetas a tiempo). El estrés también surge por irritaciones menores, como cuando el jugador le pregunta algo, levanta la mano o habla constantemente. Esta clase de situaciones que provocan estrés en un árbitro pueden ser insignificantes para otro.

Tipos de estrés

El estrés físico, es aquel que no permite que el árbitro se desempeñe correctamente en la rutina de sus partidos y puede llegar a entorpecer el funcionamiento de los sentidos (no ve bien las jugadas, no se concentra, no corre); y el estrés psíquico, es aquel causado por las exigencias que hacen al arbitro cumplir en un lapso de tiempo corto con muchos o exigentes servicios arbitrales, con el acatamiento de procedimientos, con la concentración excesiva; que lejos de mejorar su rendimiento lo empeoran. 

Signos y síntomas

El estrés es una reacción normal de la vida de los árbitros de cualquier edad y afecta órganos y funciones de todo el cuerpo, los síntomas más comunes son, cambios de humor, dolor de cabeza y alteración de las relaciones con jugadores, familiares y amigos, tales señales precoces son fácilmente reconocibles; existen otros como, depresión, ansiedad, insomnio, indigestión, nerviosismo, elevación de la presión sanguínea, gastritis y úlceras en el estómago, problemas de sueño, y trastornos alimenticios.

Como manejarlo

Si juzgar partidos de fútbol de salón en grandes volúmenes le causan estrés, para manejarlo se debe enfrentar la situación de forma efectiva, es decir, no se imponga más responsabilidades de las que debería tener; más bien concientícese de su labor, duerma e hidrátese bien, y entrene frecuentemente hasta adaptarse a la nueva situación; tenga siempre a disposición una válvula de escape, por ejemplo, realizar algún pasatiempo diferente y aprender técnicas de relajación como yoga o meditación; por ultimo, evite a toda costa el uso de tranquilizantes.

Escrito por Jose Borda - para revista arbitros

MALOS HABITOS

Los gestos deben descifrarse  en su conjunto, las manos, los brazos, y la postura general son los elementos que mayores expresiones corporales provocan en los árbitros, ahora bien, aclarado este punto comencemos por decir lo que significa el gesto de taparse la boca con sus manos; si esa acción que realizan algunos árbitros  y asistentes en el momento de hablar con sus compañeros dentro del escenario de juego.
Diciendo mentiras     
El hecho de hablar con la boca tapada con la mano manifiesta que el emisor miente, pues según los analistas cuando se engaña, el cerebro ordena a la mano cubrir los labios para evitar la salida de las palabras falsas; también puede significar que no cree o no quiere creer lo que está viendo o escuchando. Esta acción es muy común en los árbitros cuando sucede una jugada controvertida y necesitan buscar una solución o cuando un jugador merece ser descalificado o expulsado.
Gesto involuntario
Así es que cuando se miente, el gesto involuntario es levantar el brazo y llevar una o ambas manos hacia la cara, sin embargo, con el tiempo el arbitro adquiere la capacidad de disimular esta señal y cambiar el lugar hacia donde se dirige su mano, quizás hacia el cuello, la comisura de la boca, la barbilla, la nariz, un ojo, la sien, el pelo o una oreja. ¿Pero será cierto que en realidad un silbato necesita hoy día taparse la boca para hablar con sus colegas?
Asunto del pasado
Esta ademas, debería ser creo yo, una política general para todos los árbitros, sin excepción, el arbitraje no debe tener nada que esconder, los árbitros siempre deben actuar con transparencia en sus términos y en sus acciones. El árbitro moderno no debe tapar su boca con la mano cuando brinde una información, eso es un mal hábito y un asunto del pasado, por ultimo si un árbitro tapa su boca la boca para ocultar que le lean sus labios y que después la televisión muestre lo que dijo, es algo ridículo pues si brinda la información precisa nunca va a tener problemas. Este es un mal hábito que hay que erradicar del arbitraje.
Escrito por Antonio Pulido para: revistaarbitros.com

jueves, 25 de julio de 2013

Pasión por el arbitraje - del futsalon















Antes de comenzar la entrevista, dibujamos en un pequeño papel una cancha de fútbol de salón. El boceto improvisado sirvió para despejar una duda que surgió durante un partido realizado recientemente en los Juegos Campesinos en el municipio de San Rafael. En las respuestas de Luis Alfonso Vélez Dávila se advierte la pasión que siente por este deporte. 


En 2013 llegó a 31 años de carrera ininterrumpida en el juzgamiento. Este el único deporte de conjunto que en representación de Colombia ha obtenido dos títulos mundiales. Es metódico, serio y juicioso en ésta que es su segunda profesión.

Luis Alfonso comenzó a “vestirse de negro” en 1982. Para la época, recorría cuanta cancha de microfútbol se construía en los barrios de la ciudad de Medellín. Visitó al tiempo muchos municipios en el departamento de Antioquia, en los que se juega con fervor este deporte mundialista. Gracias a su tenacidad, férrea disciplina y a la capacidad de aplicar con justicia las reglas de juego, Luis Alfonso consolidó una imagen que hasta ahora es intachable. Esta extensa carrera en el juzgamiento la ha desarrollado al tiempo con sus funciones en Indeportes Antioquia. Actualmente, se desempeña como Técnico Administrativo en la subgerencia de Deporte Asociado y Altos Logros del instituto departamental, entidad a la que está vinculado desde hace 28 años.

Cuando habla del fútbol del salón su pasión es evidente. Ha visto crecer y progresar este deporte, hasta el punto de convertirse en una de las disciplinas de conjunto más importantes que se practican en Colombia. 

Imposible vivir esta pasión y entregarse de tal manera a una actividad, sin el apoyo de la familia. Cada vez que sale del país, Andrés Mauricio y Juliana, sus dos hijos, lo esperan para compartir las anécdotas vividas. Más allá del amor de padre está el de esposo. En casa también lo aguarda Marta Ruby, compañera fiel, incondicional y confidente de tantas experiencias. Ella también debe ser una experta en aquello de la interpretación de las reglas de juego.

La familia ha sido el pilar fundamental para sacar adelante una carrera que para los árbitros no resulta nada fácil. Por fuera está su otra familia, la del fútbol de salón. En ella se cuentan los cientos de jóvenes que ha formado como jueces, gracias a sus conocimientos y experiencia. Desde el año 2006, Luis Alfonso hace parte de la Comisión Internacional de Reglas de la Asociación Mundial de Fútbol de Salón, AMF. Ellos son los encargados de delinear el presente y el futuro del juzgamiento de este deporte en el ámbito mundial. Al margen de su trabajo como árbitro, también es instructor internacional. Esta labor lo llevó a ser el coordinador de jueces en los Campeonatos del Mundo que se realizaron en Mendoza, Argentina en 2007 y en Bogotá, Colombia, en 2011.

La de Luis Alfonso Vélez ha sido una carrera llena de éxitos, tanto en el juzgamiento como en sus actividades como funcionario de Indeportes Antioquia. A pesar de que por reglamentación de la AMF deberá retirarse como árbitro activo el próximo año, desde esta semana le ha sido encomendada una tarea de gran responsabilidad y compromiso internacional. El “Profe” Luis Alfonso ha sido nombrado como coordinador de jueces durante la realización del campeonato de fútbol de salón de los Juegos Mundiales (World Games), que serán inaugurados en la ciudad de Cali, Colombia, este jueves 24 de julio.

La participación del futsalón en los juegos en Cali será a manera de exhibición. Las competencias se harán en la “milagrosa” ciudad de Buga con la participación de 12 países, entre ellos, por supuesto Colombia, actual campeón del mundo. Entre el viernes 26 y el miércoles 31 de este mes de julio, algunos de los mejores exponentes mundiales del salonismo competirán en el Valle del Cauca. Todos esos deportistas serán orientados por 13 jueces colombianos y dos extranjeros. Habrá uno más, con mucha experiencia, sencillez y responsabilidad. Luis Alfonso Vélez Dávila, funcionario de Indeportes Antioquia. Esposo, padre, gran persona, mejor amigo. (FBA)

lunes, 22 de julio de 2013

El “Corito Celestial”


Se cuenta la historia de un árbitro que, una noche, tuvo la idea de llevar al coliseo su hijo, motivado por la intención de impresionarlo y adentrarlo en el mundo de los silbatos y el juzgamiento. Pero quiso la mala fortuna que ese árbitro se equivocara en una decisión, o quizás a la tribuna se le antojó pensarlo así y enseguida empezaron la rechifla, la desaprobación y los gritos.

Actitud inmerecida 

Miles de gargantas entonaron entonces un coro grosero, inmerecido y vergonzoso. “Ese de negro Hijoepu-ta, ese de negro hijoepu-ta”, resonó la multitud, mientras el pobre árbitro rezaba porque la tierra se abriera y lo tragara y en las gradas su hijo, aprendía entre lágrimas una razón para no ir a los partidos de microfutbol y por supuesto para odiar al arbitraje. Para el que está en el ojo del huracán en cada partido es muy duro ya que es humillado impunemente, y también para sus familiares y amigos, que se duelen de verlo maltratado por aquellos a quienes trata de servir con su trabajo. 

Monstruo de mil cabezas

El público, en la mayoría de coliseos y escenarios deportivos, se convierte en un monstruo de mil cabezas, que vocifera cosas lamentables como el consabido coro celestial, y otras ferocidades casi imposibles de enunciar aquí, cobardías resguardadas en el anonimato de las multitudes. Y sí, ya sé que los árbitros se equivocan demasiado, hasta el punto de que por esto se quiera paralizar un evento deportivo o torneo; yerran en muchas situaciones de juego, en la sanción de penaltis en las expulsiones, en todo, no obstante, el fútbol de salón fue inventado con este personaje.

Respeto por los árbitros

Definitivamente, algo habrá que hacer en los eventos deportivos de cualquier país con los aficionados que realizan los “coritos celestiales”, ellos generalmente reclaman a voz en cuello un mejor arbitraje, pero lo primero que tendrán que entender es que deberán respetar a los árbitros. Así pues, se verá más intención de cambio por parte de los mismos silbatos. Sin embargo los tribunales de penas y sanciones de los campeonatos también deberían darles la potestad de detener y suspender los juegos donde exista una manifiesta hostilidad de las tribunas hacia ellos. Esto no es una novedad.

El insulto no se justifica

La afición, obviamente, no puede permanecer inalterable ante una decisión que afecta a su equipo del alma, es normal que se ofusque, comente, y gesticule. Todo se justifica en ese caso porque para eso paga un boleto, excepción hecha del insulto y el ensañamiento con un hombre que después -cuando le comenten sus colegas, le digan en casa, o lo vea por la televisión- sentirá una terrible sensación de fracaso y sufrirá, como ningún fanático del mundo, por sus errores, que mas castigo que ese. En pleno siglo XXI no creo que se justifique el uso del corito celestial. ¿Usted lo ha escuchado últimamente? 

Escrito por Antonio Pulido... para revista arbitros

lunes, 15 de julio de 2013

EVITE LOS CALAMBRES

Uno de los males más comunes entre los árbitros sin importar la categoría son los calambres, si esas contracciones involuntarias de los músculos, no muy graves pero sí bastante dolorosas, que suelen ocurrir después dirigir un partido o por las noches sin que se estén esperando, incluso en los mismos partidos. Todo silbato sin excepción  ha sufrido un calambre muscular después de un esfuerzo prolongado en un encuentro deportivo, sus causas aún no están claras, pero lo que sí es claro es que podemos prevenirlos con unos sencillos hábitos.
¿Por qué sufrimos?            
El origen de los calambres musculares es un tema desconocido, ya que aún no se ha encontrado una evidencia científica que asegure al 100% por qué se producen. Existen varias teorías sobre la aparición de estas contracciones repentinas de los músculos, pero aún no se ha llegado a un consenso. Las causas de los calambres musculares, según uno de los últimos estudios publicados en el British Journal of Sports Medicine, son la deshidratación, la falta de electrolitos (asociada a la deshidratación) y la alteración del control neuromuscular.
Pérdida y deshidratación
Tradicionalmente siempre se ha hablado de la deshidratación como la causa mayor de los calambres musculares asociados al ejercicio. Tras una exigencia intensa, a causa de un partido, el cuerpo no es capaz de absorber la cantidad de oxígeno necesario para proceder a la oxidación de la glucosa, por lo que se produce una acumulación excesiva de ácido láctico que da lugar al calambre muscular. La eliminación de magnesio y  potasio, a través de la sudoración también podría producir calambres, ya que estos participan en los movimientos de contracción y relajación de los músculos.
Control neuromuscular
La teoría más novedosa es la de la disfunción del control motoneuronal, esto tiene que ver con una falta de comunicación entre el cerebro y los mecanismos de propiocepción de nuestro cuerpo, como el órgano tendinoso de Golgi. Si se inhibe la relación entre ambos, el músculo no recibe la señal de “dolor” y sigue contrayéndose aún después de que le hayamos ordenado detenerse, produciéndose el calambre asociado al ejercicio físico. No existe un acuerdo en la comunidad científica ni estudios que nos puedan asegurar totalmente el origen de los calambres musculares hasta el día de hoy. Pero ya conocemos algunas causas.
Para prevenirlos
Como prevenir es más fácil que curar, lo mejor que podemos hacer es tomar medidas para no sufrirlos, sea cual sea su causa. El primer consejo sería mantenernos correctamente hidratados tanto antes como durante y después los partidos. Más allá del tema de los calambres, una correcta hidratación es vital a la hora de mejorar nuestro rendimiento y entrenar de forma segura. También podríamos solucionarlo ingiriendo alimentos ricos en calcio, potasio, magnesio y sodio, como verduras, y frutos secos. Pero el mejor remedio es estirar de forma efectiva  antes, durante y después de los partidos los estiramientos nos ayudarán a mejorar la comunicación entre el cerebro y los receptores sensoriales propioceptivos, haciéndolos trabajar de forma más eficiente en futuros partidos.
Escrito por Antonio Pulido para: revista arbitros 

viernes, 12 de julio de 2013


USTED ES UN ARBITRO... EFICAZ O EFICIENTE?

¿Ser protagonista del espectáculo o pasar desapercibido? ¿Permanecer serio e inaccesible o mantener un diálogo fluido con los jugadores? Estas y otras preguntas rodean al mundo del arbitraje en todas sus categorías, no obstante, todos quieren adoptar el mejor rendimiento en los terrenos de juego, pero ¿Cuáles son los principios fundamentales para convertirse en un árbitro eficaz o eficiente? ¿Sobre cuál se debe trabajar?

Una y otra 
El árbitro es eficiente cuando realiza bien la tarea que se le ha encomendado y se le considera apto, capaz y competente, al tiempo que destaca la necesidad de tomar decisiones ajustadas técnica y disciplinariamente a las demandas del juego en un clima de respeto y autocontrol; mientras que el árbitro eficaz es aquel que da buenos resultados, y logra los objetivos. La eficacia, se enfoca en los recursos que se tienen para arbitrar y el utilizarlos de la mejor manera posible.

Combine las dos
¿Se puede ser eficiente sin ser eficaz? ¿Qué tal ser eficaz sin ser eficiente? La respuesta a ambos interrogantes es afirmativa, aunque las anteriores definiciones ilustran la posibilidad de trabajar eficaz o eficientemente, prescindiendo de una u otra habilidad, lo ideal es ser eficiente y eficaz para poder ser fructíferos, entonces eficiencia más eficacia es igual a productividad, si se ve desde este punto de vista la combinación de los dos términos en la realidad van a ser de cada arbitro un elemento más competente a la hora dar resultados en los partidos.

En los partidos 
En la vida real existen muchos árbitros que cuentan con talento y muchos conocimientos, sin embargo, a pesar de que los utilizan de la mejor manera posible en cada uno de los partidos fracasan en la consecución de sus objetivos. Por otro lado, otros derrochan sus habilidades y aún así logran llegar alcanzar sus propósitos. Los menos exitosos son los que aprovechan al máximo los recursos con que cuentan pero son eficaces o eficientes; y otros, aún con pocos recursos, aplican estas dos características y logran resultados fabulosos convirtiéndose en competentes, la clave es entonces la armonía entre las dos.

Reúna las condiciones 
El estudio del reglamento con sus últimas actualizaciones, la experiencia, la preparación de los partidos mediante la observación de vídeos, la confianza en sí mismo, el equilibrio para tratar a los jugadores, la concentración en su cometido y en las alternativas del juego y el asumir los desaciertos como fuente de aprendizaje; son algunas de las formas de trabajar estas dos cualidades. El error al tomar una decisión en el terreno de juego no debe condicionar las decisiones posteriores hacia alguna de las mismas.

Escrito por Jose Borda para revista arbitros

miércoles, 10 de julio de 2013

Respira bien y corre mejor

Mucho más que inhalar y exhalar
Por: María Isabel Párraga B.
Respirar con una técnica adecuada puede ser la gran herramienta para “comerte los kilómetros” con un menor esfuerzo
¿Te has detenido a pensar en cómo respirar?  Seguro pensarás que es una pregunta un tanto obvia. Tan sencillo como tomar aire y expulsarlo. Pues bien, no es sólo eso.  Para los corredores el tener una buena técnica de respiración puede ser la diferencia entre correr más y mejor o no rendir lo suficiente.
Uno de los aspectos más importantes al correr es la forma correcta de respirar. Correr no es sólo para las piernas, muslos y pies. Se trata también de los pulmones y cómo llevar una mayor cantidad de oxígeno al organismo de manera eficiente.
 Inadvertida por muchos, incluso por algunos atletas de élite, la naturaleza de su respiración durante el ejercicio, afecta a su rendimiento. Aquellos corredores que respiran correctamente son más fuertes que sus contrapartes que no lo hacen.

 Respirar ¿algo más que tomar aire?
Sí,  muchísimo  más. Porque el oxígeno no sólo llega a tus pulmones, tus músculos también necesitan de él: cuando ingerimos alimentos se genera una molécula llamada ATP que se fragmenta y se vuelve a unir para generar la energía que mueve los músculos. Pero, para que se produzca ATP de forma continuada, es necesario que haya oxígeno, por eso, cuanto menos haya, menos rendimiento podrán ofrecer nuestros músculos.
Según el tipo de ejercicio que estemos realizando, tendremos que hacer la respiración de un modo u otro. En el caso de los runners, el oxígeno en sus músculos es básico y se necesita en grandes cantidades, ya que se trata de una actividad aeróbica, además depende del momento y del esfuerzo.

Aprendiendo de los nadadores
Se puede tomar mucho de la natación a la hora de respirar cuando estamos corriendo. Una técnica de entrenamiento de los atletas del agua  es respirar un poco más lento que lo que el cuerpo requiere cuando no se está ejercitando. Esto priva al sistema de oxígeno y obliga al corazón a latir más rápido.
Después de un tiempo, el cuerpo aprende a compensar la falta de oxígeno de modo que cuando esta técnica no está en uso igual  se vuelve  más eficiente para procesar el aire respirado. Esto se demuestra en la natación.
Los nadadores hacen respiraciones alternativas cada tres brazadas. Esto les permite respirar en lados alternos, sin dar una respiración con cada brazada.
Al principio, su cuerpo necesita más oxígeno, pero aprenden a adaptarse a la disminución de éste. Con el tiempo, el cuerpo se vuelve más eficiente en la tramitación del aire limitado. Los corredores que nadan con frecuencia tienen un rendimiento excelente, debido a su respiración.

Ritmo de respiración
A veces, en carreras largas (o incluso cortas) un corredor puede perder la concentración y se lanza fuera de su ritmo de respiración. Esto puede ser causado por el simple olvido de concentrarse en el patrón de la respiración.
 Una forma de evitar es sincronizar su respiración al ritmo de sus pasos. Es lo que explicábamos en el punto anterior en los nadadores. Así como ellos respiran cada tres brazadas los corredores deben ajustar la respiración a su ritmo de carrera.
Los corredores que llegan a este estado pueden seguir funcionando como un reloj, con ritmo constante y una gran eficiencia. Esta concentración también puede alejar su mente, lejos del dolor o malestar que puede desarrollar durante una carrera de fondo. Este ritmo de respiración puede funcionar incluso como una suerte de “mantra” que calma nuestra mente y hace que rindamos más.

 La técnica: respiración profunda
Una de las técnicas que pueden ser utilizadas es la respiración profunda. Tiene varias ventajas cuando se practica correctamente. Ayuda a que el corredor permanezca relajado y a disminuir la fatiga. La capacidad de relajarse disminuye las posibilidades de bajar su rendimiento.
Los corredores que olvidan relajarse hacen cambios inadvertidos lo que les provoca dolor. Los ejemplos incluyen correr con los puños muy apretados y con los hombros demasiado altos. Esto provoca fatiga muscular y dolor.
La respiración profunda ayuda a promover la relajación durante la carrera. Esto se hace con una inspiración más profunda de lo normal y exhalando todo el aire después.
Durante la exhalación, debes concentrarse en liberar toda la tensión en los brazos agitándolos, abriendo y cerrando las manos y moviendo la cabeza en círculos.
Esta combinación de actividades te relajará durante la carrera y ni siquiera necesitarás cambiar tu paso para hacerla.

Antes, durante y después de la carrera
Antes de empezar
Ya sabemos de la importancia de un buen calentamiento que incluya estiramientos, pero antes, siéntate y practica la respiración abdominal: llena tu vientre de aire lentamente haciendo un uso correcto del diafragma y expulsa poco a poco. Esto te va a relajar y llevará  oxígeno a tus músculos.
Durante la carrera
 Trata también de practicar la respiración profunda abdominal, pero si te cuesta  mucho en los momentos de máximo esfuerzo  usa la respiración torácica pero sin perder el ritmo.
Para finalizar
De nuevo la respiración abdominal profunda. Es la manera de tomar más oxígeno, por lo que al final de la carrera, cuando ya estés recuperado, vuelve a realizarla para una reposición completa. No te olvides de los ejercicios de estiramiento, sobre todo de tu torso y diafragma.